INICIATIVA SIPAM CHILOÉ

AGROBIODIVERSIDAD DE IMPORTANCIA MUNDIAL

La papa: 

La papa es el principal cultivo y parte vital en la seguridad alimentaria de los habitantes de Chiloé, es uno de los cultivos de mayor importancia para la alimentación de la población mundial, luego de cereales como el trigo, el arroz y maíz. Considerando el protagonismo de este tubérculo, cabe destacar que Chiloé es uno de los dos centros de origen de la papa en todo el mundo. Esto quiere decir que en Chiloé, de forma independiente y por primera vez domesticó la papa iniciando así su cultivo. Tal es la importancia de este hecho, que hoy la mayoría de las variedades de papas que se cultivan mundialmente de manera industrial, provienen de la selección y modificación de variedades originadas en Chiloé, y llevadas al primer mundo por las agroindustrias. En la actualidad aún se cuentan en más de 285, las variedades de papa nativa que se encuentran en uso en Chiloé, que por la particularidad de sus formas, sus colores y sus sabores, se están ganando un espacio importante en la gastronomía, el turismo y la alimentación en los mercados locales, nacionales e internacionales.

Cordero Chilote: 

La frutilla blanca, quínoa chilota, el bromo chilote, hierbas medicinales, especies forestales como el ulmo (árbol melifero), canelo (usos medicinal y alimenticio), son entre otras especies propias de la biodiversidal local.

Ajo Chilote: 

La agricultura chilota se mueve en tres ámbitos: el mar, el campo (agricultura y ganadería) y el bosque. Por lo tanto, las prácticas ancestrales del campesino chilote tienen que ver con la interacción que, desde sus orígenes, el campesino realiza al integrarlos.

La agricultura se caracteriza por ser pequeñas explotaciones con cultivos tradicionales como papas, trigo y hortalizas destinadas principalmente al autoconsumo, con producción de ganado ovino y bovino. Entre estos rubros, la actividad dominante es la ganadería, principalmente vacuno (carne y leche) y ganado menor como ovejas para carne y lana.

El sistema productivo asociado al cultivo de la papa en estas localidades conserva fuertes componentes tradicionales difíciles de encontrar en otras localidades rurales. Es frecuente encontrar sistemas de policultivo, donde las hileras de papa se encuentran intercaladas con hileras de leguminosas, en su mayoría arvejas, arvejones y habas. También se observa el uso de leguminosas para delimitar el cultivo de papas y/o separar paños de distintas variedades. En esta asociación, las leguminosas proveen de nitrógeno al tubérculo y forman una barrera natural para la diseminación de enfermedades.

El ciclo de la luna sigue siendo fundamental en las fechas de siembra y recolección de cultivos, sin embargo a ésta se agrega la influencia de la marea, siendo el mejor momento para sembrar en luna llena y marea alta (según algunos agricultores para el caso del ajo).

Existe una integración muy marcada entre las actividades agropecuarias y el uso del bordemar en el sistema rural campesino. Los recursos del mar no sólo son importantes en la dieta de muchos habitantes de Chiloé, sino que aportan múltiples usos. La recolección de mariscos y posterior ahumado es fuente de alimento permanente e ingreso para muchas familias campesinas que habitan cerca del mar. Las algas marinas que el mar arroja a la playa son recolectadas y utilizadas como biofertilizantes junto al abono de corral; como control de heladas y del tizón. Esta práctica era muy usada cuando no existían fertilizantes químicos y actualmente se sigue usando en sectores alejados de los centros urbanos, caletas al sur de la isla (Quellón) e islas del mar interior (Islas Chauques, Butachauques, Tac, Caguache, Lin Lin, Alao, Apiao,Tranqui, etc.). La incorporación de algas al suelo permite aportar nitrógeno, fitohormonas y sales que mejoran la fertilidad pero que también regulan el crecimiento, la maduración y el control de hongos de las plantas (papas, hortalizas y frutales). Las conchas de moluscos las usan para estabilizar caminos y para la fabricación de artesanías.

El bosque a través de sus productos forestales no madereros permite la obtención de material leñoso para construcción de cercos de varas y estacas, también el bosque es un gran proveedor de plantas comestibles, especies leñosas dúctiles (como la “quilineja” para la artesanía en madera y artilugios), flores y hojas medicinales y aromáticas, que sirven de agentes controladores de insectos como también promotores de la polinización y medicamentos para enfermedades humanas y animales. Por estas razones el bosque se transforma en un elemento clave dentro del sistema predial y el cuidado de ellos tiene una alta importancia para los chilotes, y efectos positivos dentro de la agricultura local.

Por estas razones, se puede decir que las prácticas ancestrales agrícolas en Chiloé son en sí mismas acciones agroecológicas, ya que tienen la virtud de utilizar los elementos que existen, incorporarlos a la vida campesina y devolverlos a su origen, repitiendo el ciclo y dando sustentabilidad a este modelo.

Otra manifestación tradicional todavía vigente son las Mingas, que aunque son escasas en la actualidad, constituyen una alternativa a la que recurren los Chilotes cuando necesitan ayuda en la siembra o cosecha de papas o de trigo.

img3

El Yoco o Reitimiento es otra manifestación que se mantiene vigente en distintos puntos del Archipiélago. Festividad que consiste en el faenamiento de un cerdo que ha sido engordado durante una temporada, con la finalidad de guardar la grasa o manteca, repartir la carne entre los vecinos y familiares (que a su vez quedan comprometidos para devolver la invitación), y sobre todo aprovechar el momento de convivencia. Este sistema fue muy útil en tiempos en que la conservación de la carne era más complicada.

img4

En el Archipiélago se conserva la gastronomía tradicional chilota dentro de la cual los Curantos al hoyo son un plato de especial relevancia; dado que se realizan para ocasiones especiales, como visitas de familiares o también para venta durante el verano para los turistas. Es común el ahumado de carne, mariscos y pescados; las chochocas, los asados de corderos con papas, y las cazuelas, entre otros.

La artesanía es parte importante de la tradición y la multifuncionalidad de los habitantes Chilotes. A nivel doméstico muchas mujeres usan el telar chilote o kelgo para fabricar frazadas, pisos y mantas. La cestería se mantiene vigente como un elemento de uso utilitario para actividades como la siembra y cosecha de papas. Asociados a estos productos se encuentran los oficios de las artesanas textiles y las tejedoras de canastos, que generalmente es practicado por mujeres mayores que aprendieron a su vez de sus madres y ellas de sus antepasados o familiares.