CAMPO SUREÑO En junio se cumplen 10 años desde que Chiloé fue reconocido por la FAO como un Sitio Importante del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM), colocando en valor su relevancia como reservorio de biodiversidad agrícola, cultural y natural. Una distinción que viene de la mano del desafío de conservar y difundir estos atributos que lo hacen un territorio Único en el planeta.
“Esta declaración de Chiloé como Sitio SIPAM ha guiado los programas que el Ministerio de Agricultura ejecuta en el Archipiélago, donde se han destinado esfuerzos especiales para valorizar sus productos y agricultores, ya sea través de denominaciones de origen, conservación de semillas y promoción de prácticas agrícolas sustentables asociadas al agroturismo.
Queremos resguardar esos conocimientos heredados ancestralmente, que dan vida a prácticas agrícolas únicas y han permitido a Chiloé convertirse en Sitio Sh PAM, hasta ahora el Único reconocimiento de este tipo concedido a Chile”, detalla el seremi de Agricultura de Los Lagos, Eduardo Winkler.
Al conmemorarse una década de este importante hito, el Ministerio de Agricultura, a través de INDAP y el Gobierno Regional de los Lagos iniciaron un proceso de fortalecimiento y difusión de los agricultores que mantienen estas prácticas.
Patricia Aguilar es una de ellas, artesana desde los 9 años, realiza trabajos en lana con fibras vegetales, labor que combina con su Huerto Familiar Sayen, ubicado en la comuna de Quellón, en este espacio cultiva productos típicos como la quinoa chilota, las habas de colores y las papas nativas. “SIPAM es una retribución al trabajo que realizaban nuestros antepasados, para mí ha sido muy gratificante continuar con ello. Uno sueña que sus trabajos puedan llegar lejos y, eso, se ha cumplido totalmente. Los sueños se hicieron realidad”, señala Patricia Aguilar sobre la importancia que están tomando las prácticas agrícolas ancestrales luego que Chiloé fuera reconocido como Sitio SIPAM.
Para potenciar a los agricultores que resguardan estos saberes, el director regional de INDAP, Carlos Gómez Hofmann, señaló que la institución está desarrollando, a través de un convenio de cooperación con el Gobierno Regional, una iniciativa que busca fortalecer la red SIPAM, para lo que se han destinado 200 millones de pesos.
“Una alianza que comenzó el año pasado y que está promoviendo el Sitio y Sello Sipam como una marca territorial y distintiva de Chiloé, que permite agregar valor a los productos y servicios de este lugar.
Para ello, estamos desarrollando acciones de promoción, capacitación y comercialización, reforzando la idea de la red Sipam en Chiloé como un ecosistema diverso, donde se implementan prácticas agroecológicas Únicas en el mundo”, puntualizó el directivo regional. ÚNICOS Su aislamiento natural y siglos de actividad agrícola autóctona han hecho de Chiloé un reservorio de biodiversidad singular. En efecto, este territorio es reconocido como uno de los dos centros de cultivo de papa originarios del planeta. Cecilia Guineo, agricultora de Ancud y guardadora de semillas ancestrales, señala que el Archipiélago posee un banco de semillas de más de 300 variedades, de las cuales ella cultiva veinte. Un patrimonio agrícola que los llena de orgullo y, a la vez, genera el desafío de la conservación, por lo que la distinción SIPAM es un aliciente para trabajar en esa dirección. “Sl PAM no sólo es un premio para Chiloé, sino para Chile. Es un reconocimiento para los agricultores que hemos seguido trabajando como lo hacían en el pasado”, señala. Además de las papas nativas, otro producto del Archipiélago que se ha valorizado durante la última década es el Cordero Chilote 1.G.
Iris Díaz, gerenta de la Cooperativa Agrícola y Campesina (Cofoch), dice que se trata del primer producto cárnico del país en obtener un sello de origen (Indicación fica), el cual protege al producto y garantiza al cliente estar consumiendo un cordero con atributos típicos del Archipiélago y que cumple con altos estándares de sanidad, inocuidad y sustentabilidad. “Se trata de un cordero alimentado en forma natural, con un sabor suave, especial para los consumidores que prefieren productos saludables, pero igualmente sabrosos. Además de poseer un alto contenido de fierro y zinc, lo que lo hace un alimento enriquecido”, sostiene. REVALORIZAR Andrea Saldivia, agricultora de la Red de Agroturismo de Chiloé, señala que el reconocimiento de Chiloé como Sitio SIPAM por la FAO ha generado una mirada especial hacia la agricultura del Archipiélago. “Es muy importante para nosotros como agricultores porque nos ha permitido hacer una revalorización de los tesoros que nos da la tierra y nos han alimentado por siempre. Cuando nos dicen que somos unos “chilote come papa”, no es una ofensa para mí, al contrario, nos habla de la base de nuestra alimentación, de nuestra gente.
En tiempos tan difíciles, donde muchos mueren de hambre, que nosotros tengamos todas las papas que queremos para alimentarnos, simplemente se debe agradecer”. Chiloé fue distinguido como un sitio SIPAM el 11 de junio 201 1.
De esta forma, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) destacó el aporte de la comunidad chilota a la seguridad alimentaria, un reconocimiento que busca potenciar su desarrollo territorial de manera sustentable y con identidad cultural.
Al cumplirse una década de este hito, el Ministerio de Agricultura y sus servicios preparan una serie de actividades para conmemorar esta fecha y promocionar a Chiloé como un destino Único y de alta riqueza agroalimentaria.

Este estímulo pone en valor su relevancia como reservorio de dad agrícola, cultural y natural. Una distinción que viene de la mano del desafío de conservar y difundir estos atributos.

Agrega un comentario